El blog de Aurelio Asiain

Todo lo que está aquí ocupa más de 140 golpes de teclado.

Categoría: escritura

Forugh Farrojzad : El regalo

summit2_leaningonhand

Hablo desde lo hondo de la noche.
Desde el extremo de la oscuridad
y desde el fondo de la noche hablo.
Si vienes a mi casa, trae para mí una lámpara
y una ventana para ver la dicha
de la calle que bulle.

*

Este mes se cumplieron cincuenta años de la muerte de Forugh Farrojzad (Irán, 1935-1967), poeta mayor del siglo XX. Mi versión está hecha sobre las versiones al inglés y al francés de Karim Emami, A.Z. Foreman, Ahmad Karimi Hakkkak, Hasan Javadi y Sholeh Wolpé.
Forugh Farrojzad es también la autora de una gran película, intensamente hermosa y conmovedora: el documental La casa negra, filmado el en leprosario de Tabriz.

Nocturna mosca

Con perdón de Xavier Villaurrutia

Yo también hablo de la mosca.
Pero mi mosca no es la mosca fría
ni la de piel de niño,
ni la mosca que gira
tan lentamente que su movimiento
es una misteriosa forma de la quietud.

No es la mosca sedienta,
ni la sangrante llaga,
ni la mosca coronada de espinas,
ni la mosca de la resurrección.

No es la mosca de pétalos desnudos,
ni la mosca encerada,
ni la llama de seda,
ni tampoco la mosca llamarada.

No es la mosca veleta,
ni la ulcera secreta,
ni la mosca puntual que da la hora,
ni la brújula mosca marinera.

No, no es la mosca mosca
sino la mosca increada,
la sumergida mosca,
la nocturna,
la mosca inmaterial,
la mosca hueca.

Es la mosca del tacto en las tinieblas,
es la mosca que avanza enardecida,
la mosca de moscadas uñas,
la mosca yema de los dedos ávidos,
la mosca digital
la mosca ciega.

Es la mosca moldura del oído,
la mosca oreja,
la espiral del ruido,
la mosca concha siempre abandonada
en la más alta espuma de la almohada.

Es la mosca encarnada de la boca,
la mosca que habla despierta
como si estuviera dormida.

Es la mosca entreabierta
de la que mana sombra,
la mosca entrañaque se pliega y expande
evocada, invocada, abocada,
es la mosca labial,
la mosca herida.

Es la mosca que abre los parpados,
la mosca vigilante, desvelada,
la mosca del insomnio desojada.

Es la mosca del humo,
la mosca de ceniza,
la negra mosca de carbón diamante
que silenciosa horada las tinieblas
y no ocupa lugar en el espacio.

Koichi Iijima: La lengua materna

Medio año pasé en el extranjero
y ni una sola vez se me ocurrió
escribir un poema.
Olvidado de mí,
vagaba.
“¿Por qué no escribes más?”, me preguntaban.
Y no sabía qué decir.

Luego volví a Japón
y por un tiempo
no pude dejar de escribir.
Ahora al fin entiendo
lo que me pasó ese medio año
en que dejé de escribir poesía.
Entré de nuevo
en la lengua materna.

En la expresión “lengua materna”
están la madre, el país, la lengua.
Medio año pasé queriendo convencerme
de que había cortado con la madre, el país y la lengua.
Andaba por la realidad
sin herirme.
Apenas si tenía
necesidad
de escribir poesía.

En abril, Paul Celan
Se suicidó arrojándose al Sena.
Puedo entender lo que hizo
el poeta judío.
La poesía es triste.
La poesía, dicen,
rectifica el idioma.
Pero yo no lo creo.
Cada día me hiero
con mi lengua materna.
Tengo que irme cada noche
a otra lengua materna.
Por eso puedo escribir poesía
y seguir existiendo.

Traducción de Masashi Yano y Aurelio Asiain

Adilia Lopes: Diez poemas

ARTE POÉTICA

Escribir un poema
es como atrapar un pez
con las manos
nunca pesqué así un pez
pero puedo hablar así
sé que no todo lo que viene a las manos
es pez
el pez se debate
intenta escaparse
se escapa
yo persisto
lucho cuerpo a cuerpo
con el pez
o morimos los dos
o nos salvamos los dos
tengo que estar atenta
tengo miedo de no llegar al fin
es una cuestión de vida o muerte
cuando llego al fin
descubro que necesité atrapar al pez
para librarme del pez
me libro del pez con el alivio
de no saber qué decir


LOS GUSTOS Y LOS DISGUSTOS

Los gustos y los disgustos
llevan al poema
como pueden llevar
al precipicio
el poema habla del precipicio
donde habrá lágrimas
y rechinar de dientes
y no habrá Kleenex
ni Abilio Loff
mi querido dentista
el poema habla del precipicio
evitado a tiempo
el mal poema no mata
(más vale burro vivo
que sabio muerto)


PENÉLOPE

1
Penélope
es una araña
que teje
una tela
que es la Odisea
de Penélope

2
Penélope está
siempre
sentada

3
Ulises es abstracto
Penélope es concreta
la tela es abstracta
y concreta

4
Penélope se casa
con Homero
Ulises se queda
viendo barcos

LOS AMANTES

Los amantes
se cierran
uno en el otro
como los puños
del bebé
que duerme
en la cuna
en el útero
de la madre
como las caras
de los íconos
en lo oscuro
de las iglesias

 

METEOROLÓGICA

Dios no me dio
un enamorado
me dio
el martirio blanco
de no tenerlo

Vi enamorados
posibles
eran bueyes
eran puercos
yo palacios
y perlas

No me quieres
nunca me quisiste
(¿por qué, Dios mío?)

La vida es un libro
y ese libro
no es gratis

Lloro
llueve
pero es puro
Verlaine

O:
un día tan bonito
y yo
sin coger

 

21 AÑOS

Mis caballos
se sorprenderán

Como Hipólito
en la tragedia griega
bocados de mí
cuelgan
de los arbustos

 

LA FEMME DE TRENTE ANS

Amarás
mi nariz
brillante
mis estrías
mis puntos negros
mis textos
y mis achaques
y mis manías
y mis gatas
de solterona
o no me amarás

 

45 AÑOS

Es tiempo
de regresar
a casa

La poesía
no está
en la calle

 


EN PAZ CON MIS RECUERDOS

Yo en el espejo
pegada con pegamento
más bella
que antes
como el plato zen
con las fracturas
subrayadas
con oro
obra de la suerte
buena y mala
obra de la falta de afecto
y del afecto
Narciso y anti narciso
vivir para creer

 

LISBOA

Ciudad blanca
sembrada
de piedras

Ciudad azul
sembrada
de cielo

Ciudad negra
como un callejón

Ciudad deshabitada
como un almacén

Ciudad lila
sembrada
de jacarandas

Ciudad dorada
sembrada
de iglesias

Ciudad plateada
sembrada
del Tajo

Ciudad que se degrada
ciudad que se acaba

Versión de Aurelio Asiain

 

Kevin Young: Oda al Medio Oeste

Andreas Gursky, 99 Cent, 1999

El país del que vengo
     se llama el Medio Oeste

                     —Bob Dylan


Quiero que me sumerjan
en queso

y que me frían. Quiero
pasear entre anaqueles

rebosantes en el supermercado
de mi corazón, altos

como el colesterol. Quiero morir
en sudadera, quiero

vivir ya siempre
llevando un suéter navideño,

al frente un oso de peluche
enfermero. Quiero pagar

con un cheque en la caja rápida.
Quiero barrer

mi entrada muy temprano,

antes que nadie
se haya despertado,

y que se mueran de vergüenza.
Quiero ver lo que el sol

ve antes de decirle
a la nieve que ya se vaya. Quiero

ser el único negro que conozco.

Quiero tirar
mi espalda y no

quejarme. Quiero
conducir dos

cuadras. Quién quiere caminar.

Quiero amor y esas cosas.

Quiero cortar
mis suturas yo mismo.

Quiero correr
hasta el río

y que sea mi cama…

quiero andar
por sus bancos lodosos

y hacerme un retiro.

Quise arrojarme:
estaba congelado.

Iré a casa, supongo,
a mis habitaciones donde brilla

la luna y cambia
como la tele.

El original, aquí

Galway Kinnel: La mosca

Esa mosca
a la que acabo de arrojar
de mi cara no cesa de zumbar
junto a mí, car-
nívora á-
vida de alma.

Puede que un día aprenda a soportar
sus pasos de esporádica llovizna
en el párpado o la mejilla,
y hasta a escuchar mi propio canto
en su canción quemada.

Flor de lis en la carne, una abeja,
con su mechón de sol sobre la espalda,
le brinda amor sexual a la flor del narciso.
Su canto es puro cumplimiento
y pica y muere
y todo lo que toca
se abre y se abre.

Y sin embargo nuestro adiós último
es a la mosca última,
la carne mosca última,
lo último absoluto, su
última sucia realidad desnuda.

Leonardo Sinisgalli: moscas

magnus-muhr-dead-flies-art-3-537x358

©Magnus Muhr

La mosca es poesía

“La mosca es poesía: irascible, punzante y siempre un poco aburrida. La poesía conoce los buenos y los malos tiempos, zumba alrededor del estiércol y la rosa, olfatea la cara de Laura viva y muerta, le hace compañía a Silvia que cose y al perro que duerme”.

En Quadernetto alla polvere, 1948

 

En casa

En casa hablamos
con las moscas vivimos
en compañía de las moscas
en invierno en verano
dónde está la mosca
cómo está la mosca
desapareció la mosca
y gritamos cuando regresa

De Mosche in bottiglia, 1975

Jean-Paul de Dadelsen: Lógica formal

Lógica formal

   Pero, dice un ángel,

   Puesto que, al parecer, el hombre es
1) formado a imagen de Dios,
2) mortal, perecedero, limitado,
    un poco estúpido a decir verdad,
    y ambas proposiciones son
    incompatibles,
    el hombre, en conclusión, no existe.

Traduje por primera vez a Jean-Paul de Dadelsen en 1988. Veocon satisfacción, recorriendo la web, que las ediciones de su poesía, entonces difícil de encontrar, se han multiplicado. Es un poeta para esta época.

Franketiénne: Dialecto de los ciclones

    Uso todos los días el dialecto de los ciclones enloquecidos.
Digo la locura de los vientos en contra.
    Uso todas las tardes el patois de las lluvias furiosas.
Digo la furia de las aguas que se desbordan.
    Les hablo todas las noches a las islas caribes con el lenguaje de tempestades histéricas. Digo la histeria de la mar en celo.
    Dialecto de los ciclones. Patois de las lluvias. Lenguaje de las tormentas del idioma. La vida en espiral desenvolviéndose.
    Fundamentalmente la vida es tensión. Hacia algo. Hacia alguien. Hacia uno mismo. Hacia el punto de maduración en que se desenredan lo viejo y lo nuevo, la muerte y el nacimiento. Y todo ser se realiza en parte en la búsqueda de su doble, una búsqueda que se confunde en el límite con la intensidad de una necesidad, un deseo y una empresa sin fin.
    Pasan unos perros —siempre me osesionaron los perros callejeros— y le ladran a la silueta de la mujer a la que sigo. Luego la imagen del hombre al que busco. Luego mi doble. Luego un rumor de voces que se escapan. Durante tantos años. Treinta siglos, diríamos.
    La mujer se fue sin mayor alharaca. Con mi corazón sin ton ni son. El hombre nunca me dio la mano. Mi doble está siempre delante de mí. Y las gargantas desbaratadas de los perros nocturnos aúllan terriblemente con el ruido de un acordeón roto.
    Entonces me resuelvo en tempestad de palabras que claman la hipocresía de las nubes y la falsedad del silencio. Ríos. Tempestads. Relámpagos. Montañas. Árboles. Luces. Lluvias. Océanos salvajes. ¡Llévenme en la médula frenética de sus articulaciones! ¡Llévenme! Una pizca de claridad basta para hacerme posible. Para aceptar la vida. La tensión. La ley inexorable de la maduración. La ósmosis y la simbiosis. ¡Llévenme! El rumor de unos pasos, una mirada, una voz conmovida bastan para que viva feliz con la esperanza de que es posible el despertar de los hombres. ¡Llévenme! Porque una nada basta para que diga la savia que circula en la médula de las articulaciones cósmicas.
    Dialecto de los ciclones. Patois de las lluvias. Lenguaje de las tempestades. Digo la vida en espiral desenvolviéndose.

Snow-Storm, engraved by R. Brandard published 1859-61 by Joseph Mallord William Turner 1775-1851

Versión de Aurelio Asiain

La imagen de la espiral, que articula este poema, es recurrente en la obra de Franketiénne (1936, Ravine-Sèche, Haiti), patriarca de las letras haitianas y uno de los poetas mayores del Caribe. Ha sido candidato al Premio Nobel.

Sholeh Wolpé: Es un mundo de hombres

Es un mundo de hombres

Soy mujer. Eso es todo.
Es pecado mirarme:
por eso llevo un velo.
Mi voz tienta y yo debo
guardar silencio.
Es un crimen el pensamiento
y otro los libros: su alimento.
Tengo que soportarlo todo
y morir sin escándalo
sin una queja.
Solo entonces
me admitirá Dios a su lado
y tendida en el mármol de una nube, desnuda,
pondré uvas en la boca de los santos,
serviré vino de doradas urnas,
les hablaré de amores al oído.

*

Sholeh Wolpé
Versión de Aurelio Asiain

Sholeh Wolpé nació en Irán (1962) pero creció en Trinidad y en Gran Bretaña, vive en Los Ángeles y escribe en inglés. Lo primero suyo que leí fue Sin, espléndida antología de Forugh Farrokhzad, la mayor voz poética iraní (preferiría decir: persa) de nuestra época. Casi inmediatamente después, su antología de poesía iraní en el exilio: Forbidden. En fin, los poemas de Keeping Time with Blue Hyacinths, su tercera colección. Está por aparecer una selección de su obra poética en México. Ya se puede preordenar en Amazon su versión de The Conference of Birds, el gran poema de Attar, que se publicará en marzo de 2017. Este poema, que publico con autorización de la autora, es el que eligió Sheema Kalbasi para abrir su The Poetry of Iranian Women.