El cinismo de Alatriste

Guillermo Sheridan lo mostró inapelablemente*: el Coordinador de Difusión Cultural de la UNAM, Sealtiel Alatriste, es un plagiario compulsivo, capaz, por ejemplo, de transcribir, sin cambiar una coma, un párrafo entero de un ensayo ajeno sobre Camilo José Cela publicado años antes en un periódico extranjero e incorporarlo en un texto suyo, sin crédito alguno, y darlo a publicar en la Revista de la Universidad.

En su defensa, Sealtiel Alatriste dice que eso es una poética; que lo hace incesantemente; que lo mismo hacía Alberto Gironella al incorporar Las meninas de Velázquez en su propia pintura. Es una tontería soberana. El sentido del cuadro de Gironella depende de que el espectador reconozca de inmediato la imagen de Velázquez. El plagio de Alatriste lo es porque el lector no reconoce los párrafos hurtados. Así de simple.

No, no es una tontería. Si Alatriste fuera un tonto no se mantendría en el puesto: es listísimo y su justificación es una muestra, simple y sencillamente, de cinismo. Aplaudirlo, como le aplaudieron los asistentes al acto en que leyó su defensa y agradeció la solidaridad de los vitoreantes, entre los que había quien sabe cuántos empleados suyos, es vergonzoso. Tan vergonzoso como la muda complicidad del rector José Narro.

*Guillermo Sheridan: Un premio mal habido; Plagiar no es puma; Que me equivoqué: que no son plagios; El plagiario, el mezquino, la leche.