El blog de Aurelio Asiain

Todo lo que está aquí ocupa más de 140 golpes de teclado.

La emoción científica

Un papalote en llamas

 

Qué gran cosa si todos pudiéramos volar.
Pero alzarte en el aire no te convierte en pájaro.

Me enferman las burbujas silbantes de champán.
Es primavera y todos tienen qué vomitar.

Cierto: una vida libre está hecha de palabras.
Uno puede arrugarla, puede arrojarla al cesto,

ponerla entre los cuerpos de los ángeles para
obtener dirección permanente en el cielo.

Ya sea que aleteen hacia la V de las tijeras
o estén en las paredes impresos y pegados

o armados y amarrados con cuerdas, marcos de bambú,
o condenados a morir por fuego,

tú ante todo y al fin
y al cabo eres ceniza.

Pero es cosa del aire este fulgor.
Alza tu copa aun más, arrójala muy alto.

Pocos conocen este vertiginoso júbilo:
en el cielo vacío, dos alas encendidas.

Ouyang Jianghe
versión de A. A.
de la versión inglesa de Austin Woerner en Doubled Shadows.